sábado, 17 de febrero de 2018

Las 22 cosas que probablemente no sabías de Cuba

Hace unos días comenté algunas anécdotas de mi infancia en Cuba, pero me di cuenta que hay varias de esas historias y cosas aprendidas que me encantaría compartir con mis amigos en Chile y en el resto del mundo. Por eso enumeré algunas de las cosas que conformaron mi niñez y que responden el por qué amo y defiendo tanto a mi país. Espero que les guste.

1. El primer americano no estadounidense en ser cosmonauta fue el cubano Arnaldo Tamayo, quien también se convirtió en el primer latinoamericano y hombre negro en órbita. Esto ocurrió el 18 de septiembre de 1980 fecha en que Tamayo voló al espacio en la cosmonave soviética Soyuz 38.

2. Todas las vacunas que reciben los niños cubanos durante toda su vida, son colocadas gratuitamente. Además, hasta el periodo especial*, el Estado garantizaba de 1 a 12 años un pastel, caramelos, panecillos y refrescos para celebrar los cumpleaños. En el caso de las niñas, ocurría exactamente lo mismo, pero a los 15 se les volvía a entregar el pastel, los panecillos, los refrescos, cajas de cerveza y todo para celebrar “los 15”. *Periodo Especial: Fue la denominación de la crisis económica que sufrió Cuba con mayor profundidad en los años 90 tras la caída del campo socialista. En este periodo Cuba perdió el 85% de su comercio y el 35% de su PIB.

3. Aunque el salario medio es de 584 pesos cubanos (24 dólares – 20 euros – 16.478 pesos chilenos*) el costo de la vida es diferente. Algunos precios:



* Precio del peso chileno y el dólar valor correspondiente al 24 de octubre de 2015. ** Precio del euro, valor correspondiente al 26 de octubre de 2015. *** En algunos casos hay un precio diferenciado para turistas y se les cobra un valor más alto. En el caso de los cines y museos el precio puede variar entre 5 a 10 dólares, o 5 a 10 euros, o sea, 6.859 y 3.432 pesos chilenos.

¿Elecciones en Cuba?

4. En Cuba se celebran elecciones cada 5 años en el ámbito local, provincial y nacional. Algunos medios han calificado al sistema electoral cubano como fraudulento porque “se presenta sólo un partido a los comicios”, esto es falso. Los partidos políticos no concurren a las elecciones, ni siquiera el Partido Comunista. El sistema electoral cubano funciona como la democracia asamblearia de la Revolución Francesa en sus primeros años. O sea, los candidatos son propuestos, por y entre los vecinos. Un ejemplo es Silvio Rodríguez, trovador cubano que jamás a militado en ningún partido y que ha sido reiteradas veces diputado de la Asamblea Nacional como representante de su barrio.

El sistema de salud cubano y el acceso a los medicamentos 5. Así como la Farmacia Popular de Recoleta, en Cuba todas las farmacias, junto con toda la industria de la salud están en manos del Estado. Debido a que el gobierno cubano entiende la salud como un derecho humano, no se puede lucrar con ella. Por este motivo, los precios son subvencionados, así por ejemplo, 50 preservativos cuestan 25 pesos cubanos (1 dólar – 0,85 centavos euro – 686 pesos chilenos), o un jarabe para la tos cuesta 0,80 centavos de peso cubano (0,03 centavo dólar – 0,02 centavo euro – 12 pesos chilenos).

6. La atención médica en Cuba es totalmente gratis. No sólo la consulta, sino el tratamiento completo, la hospitalización e incluso operaciones a corazón abierto. En salud, según dicta la ley, nada se puede cobrar, ni inyecciones, ni consultas, ni operaciones. Además, Cuba envía médicos alrededor del mundo como gesto solidario ante catástrofes mundiales, así lo hicieron en Chile dos veces instalando sendos hospitales médicos en 2010. Los profesionales de la salud también pretendieron apoyar a los ciudadanos estadounidenses tras el paso del huracán Katrina que devastó Nueva Orleans el 2005, pero sus visas fueron negadas por el gobierno de Estados Unidos.

7. En Cuba la atención veterinaria es gratuita y las vacunas pueden costar aproximadamente 5 pesos (0,18 centavos dólar – 0,17 centavos euro – 123 pesos chilenos). El dentistas es totalmente gratuito y las consultas dentales atienden 24 horas por casos de emergencia.

8. El país caribeño se destaca como una de las mayores potencias mundiales en la biotecnología. Muchas de sus patentes farmacológicas son empleadas para curar numerosas enfermedades en el mundo, entre ellas, el fármaco que cura la úlcera del pie diabético; la melagenina que cura el vitíligo; el PPG uno de los mejores medicamentos del mundo para el control del colesterol; el tratamiento del cáncer con veneno de alacrán azul, uno de los mejores procedimientos del mundo. Cuba es también potencia mundial en oftalmología y ortopedia.

9. El Índice de Desarrollo Humano en Cuba es uno de los más altos del mundo ubicándose en el puesto 45 entre 186 países.

10. A pesar de ser el país que ha resistido el bloqueo económico y comercial más largo de la historia, impuesto por la mayor potencia del mundo, en Cuba la esperanza de vida es de 79,24 años, ocupando el puesto número 34 entre 191 naciones, según un ranking publicado en 2013 por el Banco Mundial. Este último dato ubica a Cuba por encima de Estados Unidos .

11. Según UNICEF Cuba es el único país de Latinoamérica que ha erradicado la desnutrición infantil, inclusive durante la crisis que asoló a la nación tras el colapso de los países socialistas. Además, la tasa de mortalidad infantil en Cuba, es la más baja de América Latina y el Caribe (4,7 por cada mil nacidos vivos), incluso esta cifra es por debajo de la de Estados Unidos.

12. De acuerdo al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), Cuba es el único país del mundo que cumple los criterios mínimos para la sostenibilidad ecológica según un informe publicado el 2006.

El sistema educativo garantiza desde la educación hasta los zapatos de los becados

13. El sistema educativo es totalmente público, lo que entendido en sentido neoliberal significaría que es gratuito (desde preescolar hasta los estudios de posgrados universitarios). No sólo no se paga mensualidad o colegiatura, sino que los cuadernos, libros, lápices, gomas de borrar, reglas, instrumentos (si eres músico también), etc., todo se le entrega al estudiante para su desarrollo. En el caso de los becados o internados (yo fui uno de ellos) se te entrega sábanas, colchas, zapatos, el uniforme escolar, las herramientas y utensilios de aseo.
El acceso al deporte y los logros de Cuba 14. El deporte es derecho de todos. Si usted desea hacer el deporte que se le antoje, sólo debe acercarse a una de las 11 mil instalaciones deportivas que hay en el país, y anotarse. La mayoría de las inscripciones son gratuitas, pero a veces hay que pagar 5 pesos cubanos por la matrícula (0,18 centavos dólar – 0,17 centavos euro – 123 pesos chilenos). Usted allí recibirá el entrenamiento y no se le podrá cobrar porque así lo dicta la ley. El profesor de deporte recibe su salario por parte del Estado quien también garantiza el lugar y los equipos necesarios para el entrenamiento.

15. En los Juegos Panamericanos Cuba tiene el mayor número de medallas por habitante, o sea, aunque Estados Unidos ha ganado la mayoría de estos juegos, sólo tiene 0,7 medallas por un millón de habitantes, mientras que Cuba tiene 7.

16. De entre 132 naciones, Cuba tiene el lugar 18 en el medallero de toda la historia de los Juegos Olímpicos. En este medallero Cuba también es el país con más número de medallas entre las naciones latinoamericanas, acumulando 72 preseas de oro (Estados Unidos es el primero del mundo con 930 medallas de oro; la Unión Soviética, todavía tiene el segundo lugar con 395; y Chile se ubica en el lugar 75 siendo el sexto país latinoamericano en el tablero con 2 medallas de oro).

La vida cotidiana y el acceso a la cultura

17. En el archipiélago de Cuba existen 65 escuelas de arte, al año se editan 80 millones de libros y se ruedan entre 5 a 6 películas. Los libros no tienen Impuesto al Valor Agregado (IVA) y además, son subvencionados por el Estado. Un ejemplar de la obra Tengo Miedo Torero del escritor chileno Pedro Lemebel cuesta 6 pesos cubanos (0,22 centavos dólar – 151 pesos chilenos). Además, revisando la tabla de costos en el punto 3 podrán ver que la entrada a los cines o museos cuesta 5 pesos cubanos (0,22 centavos dólar – 0,20 centavos euro – 151 pesos chilenos).

18. Según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) Cuba es uno de los países del mundo con menor tasa de homicidios intencionados, cifra que además iría a la baja. La UNODC informó que para 2012 en Cuba se cometieron 4,20 homicidios por cada 100 mil habitantes, 0,31 menos que el 2011. Esta cifra detalló que el 75% de los casos se trató de hombres y 25% de mujeres.

El internacionalismo

19. Para Nelson Mandela el fin del apartheid fue dado gracias a la contribución de las tropas cubanas en la batalla de Cuito Cuanavale el año 1987 . Gracias a las fuerzas internacionalistas cubanas, Angola derrotó a Sudáfrica, país que era apoyado por Estados Unidos e Israel, y quienes querían impedir que la nación africana se proclamase Estado socialista. Con la derrota de Sudáfrica, se logró la independencia de Angola, Namibia y Zimbawe, se sepultó definitivamente el apartheid y Mandela fue liberado tras 27 años en prisión. Además, como señalé en el punto 6, Cuba tiene una brigada de médicos internacionalistas llamada Henry Reeve.

Nuestros vecinos del norte

20. Parte de la emigración en balsas de cubanos hacia Estados Unidos se debió al incumplimiento por parte de Washington de entregar las 20 mil visas anuales que se comprometieron a emitir a partir del año 1984. Estados Unidos nunca emitió más de mil visados anuales, pero si promovió en la población cubana la emigración clandestina. Posteriormente fue aplicada la Ley de Ajuste Cubano, la cual le concede la nacionalidad estadounidense a quien viaje ilegalmente desde Cuba a Estados Unidos (siempre que declare ser víctima de persecución política por parte del gobierno cubano). Esta medida propagandística costó la vida de cientos de cubanos quienes murieron en la travesía.

21. Hasta 2015 el gobierno de los Estados Unidos tenía prohibido que sus ciudadanos viajaran a Cuba, aplicando multas o penas que podían ser de hasta 10 años en prisión. Víctima de esta prohibición fue el ciudadano estadounidense Zachary Sandes, quien luego de viajar a Cuba en julio de 1998 fue multado con 6 mil 500 dólares (5 mil 904 euros – 4 millones 453 mil 818 pesos chilenos).

22. El bloqueo ha causado enorme daños a la economía y a la sociedad cubana. Un ejemplo de cómo se aplica el bloqueo es lo que pasó con la empresa Walmart en Chile. Cuando Walmart compró parte de las acciones de la cadena de supermercados chilenos Líder, a partir de aquella vez no se volvieron a vender rones Havana Club, porque Walmart al ser una empresa estadounidense, no podía vender productos cubanos. Del mismo modo, hasta principios de los años 2000, a Cuba llegaban las latas de jurel San José provenientes de Chile, pero como el bloqueo indica que barco de cualquier parte del mundo que toque puerto cubano, no puede volver a tocar territorio de los Estados Unidos en seis meses, la empresa chilena dejó de enviar el producto a Cuba.

Mauricio Leandro
Asalto al cielo

De la guerrilla nómada al ejército que da batallas

Por su envergadura, Pino del Agua II fue la primera acción rebelde calificada como batalla, la última en que pelearon juntos los barbudos fundadores, y que cerró la fase nómada del ejército verde olivo

En la abultada cronología de acciones guerrilleras que hicieron hervir de rebeldía a la Sierra Maestra luego del desembarco del Granma, el 16 de febrero de 1958 se distingue como fecha que marcó varios inicios, puntos de giros y cierres en la epopeya liberadora del ejército verde olivo.
Pino del Agua era entonces un pequeño asentamiento en torno a un importante aserrío de la porción occidental de la cordillera.
Aunque estaba enclavado en una de las más altas e intrincadas zonas del firme escarpado, los caminos acondicionados para el trasiego de la madera propiciaban a las tropas batistianas una vía fundamental de internarse en la zona frontal de operaciones contra los guerrilleros; quienes, debido a la presencia permanente de fuerzas bien equipadas, debían hacer grandes rodeos a fin de evitar confrontaciones inútiles.
Hacía algunos meses que el lugar representaba una especie de espinita en la garganta de la estrategia rebelde, pues si bien en septiembre del año anterior se había librado allí un primer combate, la presencia enemiga volvía a ser entonces muy importante; al punto de completar una columna acantonada, superior en número a los insurgentes.
Además, luego de aquel combate, una reacción cobarde de una partida batistiana al mando del sanguinario Sosa Blanco cobró la vida de 11 campesinos –nueve de una misma familia- del cercano caserío El Oro de Guisa. La masacre reciente exacerbaba entonces el afán de justicia de la guerrilla.
La decisión de Fidel, en provecho también del levantamiento temporal de la censura de prensa, fue asestar un revés resonante a las tropas de la tiranía, que los obligara a desalojar la región y declarar libre la porción occidental del firme.
La correlación de fuerzas indicaba, a priori, que aquella acción sería hasta entonces la de mayor envergadura afrontada por los rebeldes, y en efecto, alcanzó dimensiones de batalla, la primera librada por los barbudos.
El Che, uno de los jefes principales en la escaramuza, resumió así la táctica trazada: «Fidel, sabiendo que había una compañía entera en el aserrío, no tenía confianza en que nuestras tropas pudieran tomarlo; lo que se pretendía era atacarlo, liquidar sus postas, cercarlo y esperar a los refuerzos, pues ya sabíamos bien que las tropas que van en camino son mucho más hábiles que las que están acantonadas. Se establecieron las distintas emboscadas de las cuales esperábamos tener resultados grandes. En cada una pusimos el número de hombres equivalente a la probabilidad de que por allí viniera el enemigo».
Impartida la orden, antes del amanecer la tropa de Camilo Cienfuegos cayó con furia sobre las postas, aniquilándolas.
Tomó 11 armas, tres prisioneros y causó ocho bajas; pero en una imprevista reacción en la retirada, el enemigo se reorganizó y respondió con un fuego nutrido que provocó la muerte de los combatientes Gilberto Capote, Enrique Noda y Raimundo Liens, así como heridas de importancia a otros como el propio Señor de la Vanguardia, alcanzado en el muslo y el abdomen. Más tarde morirían Florentino Quesada y Ángel Guevara.
En la incursión temeraria se estrenaron unas pequeñas bombas de hojalata lanzadas con ligas de fusil de caza submarina, fabricadas por los insurgentes y bautizadas como Sputniks; cuyo valor de guerra, al decir del Guerrillero Heroico, era más sicológico que de impacto mortal, pues sonaban muy duro al estallar y generaron, en efecto, mucho desconcierto entre sus víctimas.
Las previsiones de Fidel sobre el envío de refuerzos fueron cumplidas y en su contención participaron varias formaciones dirigidas por distinguidos conductores como Raúl Castro Ruz, Guillermo García, Félix Duque, Paco Cabrera, Vilo Acuña, Lalo Sardiñas y Raúl Castro Mercader.
La batalla provocó, a la postre, que la jefatura del ejército batistiano ordenara la retirada de la zona, y con ello se consumara el objetivo final trazado por Fidel.
Liberada la porción occidental del firme de la Sierra Maestra, el líder considera llegado el momento de ampliar el radio de acción de la guerrilla y abrir varios frentes en Oriente, al mando de sus principales jefes.
La decisión, que se concretaría en el mes siguiente, enalteció, por tanto, la batalla de Pino del Agua como punto culminante de la fase nómada del Ejército Rebelde, y la última ocasión en que combatieron juntos, en una misma escaramuza bélica, sus fundadores Fidel Castro, Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos, Raúl Castro, Juan Almeida, Guillermo García, Ramiro Valdés y Efigenio Ameijeiras.

Dilbert Reyes Rodríguez | dilbert@granma.cu

miércoles, 14 de febrero de 2018

La dictadura del video clip




¿Cómo se ponen “de moda” las canciones que todos conocemos? ¿Qué relación hay entre un videoclip y la falta de juicio crítico a la hora de exponernos a esos materiales? Basado en el libro de Jon Illescas.

martes, 13 de febrero de 2018

La posteridad de Mella




Palabras en la presentación del libro Julio Antonio Mella. Textos escogidos, edición y prólogo de Julio César Guanche, Ediciones Memoria, La Habana 2017.

La generación que luchó contra Batista en la década del 50 conoció a Julio Antonio Mella a través de papeles y discursos dispersos. Su aprendizaje acerca del intelectual Mella y del revolucionario Mella provino de los espacios informales, de hacer preguntas, hablar, indagar EN la vivencia y la palabra de sus contemporáneos; fuentes primordiales, salvaguardas persistentes, albaceas incansables, que lograron traer su leyenda (la más peligrosa leyenda) para convertirla en el símbolo combativo en que se convirtió.
El recuerdo de la vida e ideas mellistas era peligroso y confrontaba en Cuba, infinidad de intereses; confrontaba a todo el status quo, al modelo de capitalismo subdesarrollado, a los nacionalistas conservadores de corbata, yugo y escaño, a sus viejos enemigos de la FEU, algunos consolidados representantes de la burguesía industrial cubana, a Batista, el mayordomo amantísimo de los Rockefeller, que había tiroteado el entierro de Mella, bajo mandato vejaminoso del embajador Jefferson Caffery.
El orden político identificaba lo más peligroso a su hegemonía en materia simbólica y lo anulaba con relativa facilidad dentro del campo notable y consistente de la libertad de expresión en Cuba. Pero el mito Mella tuvo siempre fuerza inusual. Y sin poder eclipsarlo, se encargaron de reservarle una posteridad difícil.
Con sus estrategias criollas de anticomunismo visceral, intentaron gangrenar su memoria con meriendas conmemorativas de sustantivo sin verbo, con señoritas que advierten en Mella la beldad malograda, con reportajes especiales para Bohemia de Mella el atleta, el remero, el leader (en inglés), con varias síntesis noveleras de la historia universitaria, para la prensa y para la obediencia, donde Mella era llamado “colaborador estudiantil de las luchas del proletariado”. Inclusive optaron por mostrar al Mella protagonista de una heroica huelga de hambre, para destacar el meritorio desempeño a su lado, del querido Eddy Chibás.
Si el orden político mentaba su vínculo con el Partido Comunista, del que (“lamentablemente”) resultaba Mella fundador, entonces era el disidente, víctima del agente Vittorio Vidali, de la amante Modotti y del padrecito Stalin. Nunca, Mella el comunista radical, identificado totalmente con la universalización del marxismo y el comunismo.
Sin embargo, y a pesar del silencio represivo de la post revolución del 30, la leyenda Mella pervivió. La vanguardia revolucionaria de la nueva época halló sus puentes hacia él, de creativa y variada manera, e hizo lo que Mella quería, lo único honrado. Lucharon a muerte y triunfaron.
Fundaron una Revolución Socialista que barría con todos los esquemas, entregaba el país a sus ciudadanos, que ya no eran solo algunos, sino todos los cubanos. La Revolución reivindicaba los grandes debates y la libertad para formular infinidad de preguntas, incluida la pregunta de para qué; producía pensamiento para armarse como poder, resistir y avanzar hacia horizontes inestimables de radicalidad. Y Mella se convertía naturalmente en bandera dorada, paradigma innegable y fuente nutricia. Había que estudiarlo y leerlo: época, palabra, vida.
Mella era un ejemplo no solo de gran revolucionario marxista, fundador del PC de su país, sino del militante radical que chocaba muy pronto y polemizaba con directrices partidistas homogeneizadoras, que exigían actitudes de inmovilidad, conformismo y a veces enajenación de la necesidad revolucionaria de su contexto; grave dicotomía que era necesario atender y destruir en la nueva experiencia de organización unitaria de la Revolución.
El Partido Socialista Popular, el partido comunista histórico, integrado por sus méritos a la Revolución Cubana y al proceso de la Unidad, se encargaría en el Poder de coordinar, no solo la integración de las Organizaciones, sino una parte del mundo de la divulgación de las ideas revolucionarias.
Contribuyó con la cohesión ideológica entorno a la lucha contra el imperialismo y en post de un modelo de socialismo, pero también logró intervenir la relación de la Revolución con una parte de su pasado, encubrir errores propios, neutralizar y proscribir.
A Mella lo habían metabolizado después de su muerte, como fundador y estandarte, y los conflictos relacionados con su suspensión de las filas del Partido, y un número no pequeño de iniciativas negativas para coartarlo y coartar su futuro como revolucionario, habían sido resueltas desde el ocultamiento.
Cuando la Revolución vivió un tremendo recorte de ideales y se afianzó una lectura de la historia en forma de catecismo, Mella, muy respetable, integrado a la identidad y la visualidad de la Juventud del Partido de la Revolución, era más indiscutible, pero más indiscutido.
En 1975, con el Primer Congreso, Fidel Castro, quien es junto al Che Guevara el revolucionario más incómodo al dogmatismo después de 1959, consideró imprescindible la compilación de los textos mellistas, como gran oportunidad de leerlo y dialogar con él, desde la cultura acumulada y la posición privilegiada de vivir en Revolución. A la vez aparecía Julio Antonio Mella, biografía por Erasmo Dumpierre, donde Juan Marinello el prologuista, recordaba, muy enfático el momento en que presenció la exhumación del cuerpo de Mella y vio sus cabellos crecidos después de la muerte.
Con estas y otras intermitencias, algunas desafiantes pero aisladas, Mella volvió a la niebla de los sin tacha, a la retórica adjetivada de las escuelas y los libros de texto; volvió al reino de lo anecdótico; se le reacomodaron tópicos entre los que figura muy destacada su vinculación con Tina Modotti, de efímero romance sensual hacia la gran historia de amor entre dos compañeros de lucha.
Múltiples intervenciones han tratado de transformar esa realidad limitada y limitante, para que Mella pueda trascender los sesgos de su propia trascendencia, y mucho se ha logrado acumular gracias a tantos historiadores e investigadores muy serios, acuciosos y honestos que intentan una visión totalizadora de las revoluciones en Cuba, sus personalidades y sus conflictos. Pero aun este libro que presentamos hoy lleva a cuestas la carga de la necesidad que tenemos los cubanos de LEER A MELLA.
La palabra de Mella será en definitiva la que rete a las simplificaciones, las mistificaciones y las tergiversaciones enquistadas. Ayudará inclusive a des caracterizar inclemente, a algunos timadores en busca de notoriedad, que se dicen apologetas del héroe de carne y hueso y no hacen otra cosa que sustituir lugar común por lugar común y estereotipo por estereotipo.
Hacer ídolos de carne y hueso es algo sumamente complejo, porque si bien, aquellos a los que llamamos héroes, tienen conflictos cotidianos, viven de diversa manera el dolor físico, el deseo sexual, la violencia, el apego o desapego a la familia, pueden ser arbitrarios, egoístas, obstinados, son seres en uno o más sentido FUERA DE LA NORMA, actores insertados en el tejido INMENSO de las relaciones sociales donde protagonizan iniciativas NOTABLES, rodeados de amigos, adversarios, compañeros, admiradores, detractores, grupos, instituciones, que los limitan o los compulsan.
En el caso de Mella, su complejidad y la de su época son parte esencial de su belleza y de su grandeza, y rescatarlo indemne, impone percibir que su formación toda fue de orden polémico, que tuvo vocación fundadora perenne, una inteligencia rotunda CON fundamento marxista, una portentosa imaginación siempre en despliegue y un anti dogmatismo que le permitió añorar la revolución mundial y también plantearse la insurrección en Cuba, tomando en cuenta a los representantes del nacionalismo rancio, como elementos circunstanciales decisivos.
Este libro contribuirá a revelárnoslo mejor. Nos mostrará además, cuánto de valentía personal requiere ser mellista; cómo algunos que dicen serlo no lo son, cómo algunos que han dicho serlo no lo fueron. Prefirieron guardarlo (obra y ceniza) en anaqueles como un adorno. Y las ideas revolucionarias no pueden ser un adorno, tienen que estar en primera fila siempre, más hoy, cuando hay que combatir formas de explotación y desigualdad toleradas y en vías de ser asimiladas, con pragmatismo y como solución, para liberar al Estado de sacrificios irrentables. Este libro, colocado ante ese escenario, no solo mueve a pensar otra vez en el debate inagotable entre teoría y práctica, sino que demuestra, a través de Mella, como el intelectual revolucionario no se debe al podio y a la pauta estilística, tiene, para ser, que plantearse el deber de repercutir constructivamente en el conjunto de la sociedad.
Este libro será necesario, en definitiva, para ser tercos y seguir tratando, guevarianamente, de convertir la sociedad en una gran escuela. Ser tercos y seguir defendiendo como Mella, al internacionalismo como la política exterior de las revoluciones, y la mejor vocación de los revolucionarios. Qué hermoso fue aquel enorme mitin de exiliados en el Madison Square Garden en homenaje al recién asesinado Julio Antonio Mella, en el que el primer mensaje que se leyó, llevaba la firma de Augusto César Sandino.
Este libro será necesario para ser tercos y seguir hilvanando con hilos fuertes nuestra identidad de cubanos con experiencia histórica. Ser tercos y revalorizar la palabra comunista, desaparecida del argot político oficial; palabra que tiene historia, una parte muy dura, pero otra tan edificante como fue el ansia de entrega completa, de tantos hombres y mujeres honrados del mundo, a la brega por la liberación, integral de las personas.
Si la rescatamos en su sentido genuino, creador y mellista, la palabra comunista es verdadero antónimo de individualismo, dogmatismo, reformismo, conciliación y entreguismo. Por eso, gracias a Guanche y al Centro Pablo, gracias por reafirmarnos: Julio Antonio Mella era un comunista, un militante revolucionario radical por la emancipación de la humanidad, y por ella, SOLO- SIGUE- SIENDO- honrado luchar. Muchas gracias.

Rosario Alfonso Parodi (1988). Graduada de Periodismo de la Universidad de La Habana. Actualmente coordina la Cátedra de Pensamiento Antonio Gramsci del Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello de La Habana.

Desabasto en farmacias de Cuba, un problema social con trasfondo económico

Más allá de ligeras mejorías, la situación de la falta de medicamentos aún persiste y se extiende a todo el archipiélago cubano

El desabastecimiento de medicamentos en Cuba comparte una causa común con otros renglones de la frágil economía nacional: la falta de liquidez que ha ocasionado impagos a proveedores extranjeros.
Esta iliquidez se acrecienta por el descenso de las exportaciones, caída de precios en rubros importantes como el azúcar y el níquel (que además bajaron su producción), así como las limitadas fuentes de acumulación de capital e insuficiente financiamiento.
La agudización de la crisis económica de Venezuela, su principal aliado, que redujo desde 2016 hasta una cifra no revelada oficialmente sus envíos de unos 100.000 barriles diarios de petróleo, también figura entre estas causas.
El panorama se complica por el ingreso a cuentagotas de las anheladas inversiones extranjeras, que el año pasado llegaron a 2.000 millones de dólares (pero solo a nivel de compromisos) y la fuerte carga del pago de la deuda externa.
Según el gobierno cubano, el bloqueo de Estados Unidos, juega un rol fundamental en las dificultades económicas de la isla. Cuba cifra en más de 130.178 millones de dólares las pérdidas ocasionadas por el recrudecimiento de las sanciones.
Solo en el caso de la salud, los perjuicios se elevaron el último año a 87 millones de dólares, de acuerdo con el informe anual presentado por La Habana ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre pasado.
Un alivio a estas tribulaciones lo constituyen el incremento del turismo (más de 4.7 millones de visitantes en 2017), las remesas familiares (de 2.500 a 3.000 millones de dólares anuales, en datos de fuentes no gubernamentales), y la exportación de servicios médicos. Según economistas, esos tres rubros captan más del 70 por ciento de los ingresos anuales en divisas de Cuba.

El drama de los medicamentos

La carencia de fármacos viene ocurriendo desde la segunda mitad de 2016, continuó en 2017 y se repite en los dos primeros meses de este año, como constató la redacción de IPS Cuba en un recorrido por farmacias de los municipios capitalinos de Centro Habana y Plaza de la Revolución.
“Más allá de las mejorías, la situación de la falta de medicamentos en el país aún persiste”, reconoció el pasado 3 de febrero el diario oficial Granma.
Directivos de la empresa estatal BioCubaFarma y el Ministerio de Salud Pública habían asegurado en noviembre último que se estabilizaría paulatinamente la disponibilidad de los mismos en la red de farmacias.
Sin embargo, las colas (filas) de disgustados consumidores continuaron en enero del 2018 y en la primera semana de febrero. La mayoría se aglomera en las 24 horas sucesivas a los días de llegada de medicamentos, aunque algunos se acaban en las primeras horas de la mañana.
“Vengo desde el Cerro (barrio al suroeste de la capital) y no encontré dipirona (el analgésico y antipirético más utilizado en Cuba) ni venatón (para la circulación sanguínea), ni siquiera un jarabe anticatarral”, comentó indignado Hector Herrera, un jubilado de 72 años.
La escasez mayor se registra en los fármacos controlados mediante una tarjeta, para enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, la diabetes, asma bronquial y dolencias cardiovasculares y cerebrovasculares, que representan el 47 por ciento del cuadro básico de producción local.

Parlamento aborda escasez de medicamentos

El desabastecimiento de fármacos fue analizado durante el X Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral que sesiona dos veces al año) en su octava legislatura, en la segunda quincena de diciembre pasado.
El ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, explicó que 2018 será un año de esfuerzo del país, tanto desde el punto de vista financiero como de la industria, y señaló que se encuentran “en falta” 49 medicamentos, de ellos 44 de producción nacional y cinco importados.
Los medicamentos son subsidiados por el estado y se venden a un precio menor que su costo de producción.El presidente de la empresa estatal Cubabiofarma, Eduardo Martinez, atribuyó la “inestabilidad” en su mercadeoa las limitaciones financieras que enfrenta el país, agravadas por el embargo estadounidense.
Detalló que de los 801 fármacos del cuadro básico de medicamentos, 505 (63 por ciento) son producidos por la industria nacional y 296 (un 37 por ciento) importados, así como también 144 productos naturales disponibles en el Sistema Nacional de Salud.
En medio de este panorama, la ministra cubana de Finanzas y Precios, Lina Pedraza, anunció en diciembre último ante el Parlamento que en2018 se destinará al sector Salud 10.565 millones de pesos (422 millones 600.000 dólares, según la tasa de cambio de la estatal Cadeca).

Mercados lejanos encarecen importaciones

Más del 85 por ciento de los productos que se utilizan en la producción de medicamentos son importados, y el 92 por ciento de los principios activos provienen de mercados lejanos como China, India, y Europa, así como el 60 por ciento de los materiales de envases.
Las autoridades han tratado de lograr un mayor control de la venta ilícita de medicamentos, pero algunos trabajadores de farmacias están asociados con revendedores en la lucrativa actividad que, en situaciones como la actual, ha ayudado a muchos con su tratamiento.
Martinez reveló además que en el primer semestre de 2017 se registraron pérdidas económicas valoradas en 575.345 pesos (unos25.000 dólares) en el grupo de las industrias biotecnológica y farmacéuticas.

IPS

lunes, 12 de febrero de 2018

Literatura y sociedad en América Latina y España




Escritores e intelectuales latinoamericanos y de España que asisten a la Feria Internacional del Libro de La Habana, participan hoy en la Mesa Redonda.

domingo, 11 de febrero de 2018

Guillermo García Frías: Nombre humilde en el pecho de la Patria




De izquierda a derecha: Guillermo García, Ernesto Che Guevara, Universo Sánchez, Raúl Castro, Fidel Castro, Crescencio Pérez, Ciro Redondo y Juan Almeida, durante la lucha en la Sierra Maestra.

Con esa marca de guajiros e insatisfechos sueños, anduvo Guillermo García Frías; y como estaba signado por la fe en lo posible, a los 28 años se dio a la tarea de cambiar el mundo

Nunca he estado en la Sierra Maestra, pero puedo cerrar los ojos e imaginármela. Agua que corre. Árbol que envuelve. Olor a Cuba. Y porque de tantas historias la he hecho nacer en mi imaginación, casi converso con esos parajes de hace 60 años atrás, de hace 90.
Y pienso en la humildad herida por el hambre, los partos demorados, las pocas letras… una pobreza del tener, que no de esencias, en medio de la naturaleza pródiga que nada podía hacer por los niños con trabajo ni por el raigal anhelo de decirle mía a la tierra.
Con esa marca de guajiros e insatisfechos sueños, anduvo Guillermo García Frías; y como estaba signado por la fe en lo posible, a los 28 años se dio a la tarea de cambiar el mundo.
Así, por la confianza de Celia llegó a la estima de Fidel y, de golpe, comprendió el camino de sus fidelidades. No hubiera habido Revolución sin campesinos, y Guillermo fue el primero en sumarse, puntal sin grandilocuencias en el renacer de Cinco Palmas y en la recogida de fusiles.
Teniente. Capitán. Comandante. La Plata. Arroyo del Infierno. El Uvero. La victoria. Creyó entonces que 1959 lo devolvería a su tierrita, porque había cumplido con la Patria y con Fidel; y el Comandante en Jefe le dijo que no, que había que seguir, que lo más difícil estaba por delante.
Porque el deber era un sentimiento hondo y claro, siguió Guillermo por arduas entregas en el Ejército de Occidente, el Ministerio de Transporte, el Partido, los Consejos de Estado y de Ministros, Flora y Fauna… y en medio de todo eso se sacudió el analfabetismo triste en madrugones de estudio, fundó una familia y siguió queriendo, con todo el poder de la admiración, a amigos rotundos: Ramiro, Almeida y Raúl.
Hoy el Héroe de la República de Cuba se parece mucho al guajirito de El Plátano, porque la historia que nos hace limpios no se sostiene en cumbres sino en modestias.
Nunca he estado en la Sierra Maestra –pecho de la Patria– pero sé que allí, nueve décadas atrás, nació un hombre bueno.

Autor: Yeilén Delgado Calvo | nacionales@granma.cu