miércoles, 23 de agosto de 2017

El terrorismo y las manifestaciones racistas




Los hechos terroristas recientes en Barcelona y otras partes de Europa y las manifestaciones racistas y neonazis en #EEUU en la Mesa Redonda.

Cuba, una economía en apuros

Cuba intenta mantener a flote su economía en un contexto de incertidumbre por la honda crisis de Venezuela, el recrudecimiento del embargo estadounidense y dificultades financieras, aunque expertos señalan que hay recursos para elevar el ritmo de su bajo crecimiento.
Tras un decrecimiento de 0,9 por ciento en 2016, el producto interno bruto (PIB) aumentó en 1,1 por ciento durante el primer semestre de este año, fundamentalmente gracias a buenos desempeños del turismo, construcción, transporte y comunicaciones, además del sector de la caña de azúcar, según los informes oficiales.
El incremento fue interpretado como señal positiva y alentadora, pero su nivel resulta insuficiente y sin impacto en el nivel de vida de la población cubana, que se queja del bajo poder adquisitivo de sus salarios, altos precios de la canasta alimentaria, desabastecimiento inclusive de medicamentos y transporte público ineficiente.
El comportamiento positivo del PIB representa “un paso en avance” respecto a su caída del año pasado, pero el “escenario para el segundo semestre sigue siendo complicado, para nada está segura aún la salida definitiva de la recesión”, advirtió a IPS el economista cubano Pavel Vidal, profesor de la Universidad Javeriana, en la universidad colombiana de Cali.
Ese panorama podría tornarse más difícil, ante la eventual profundización de la crisis en Venezuela, el principal socio económico y comercial de Cuba, así como el recrudecimiento del embargo de Estados Unidos y una merma considerable de los viajes desde ese país, entre otras medidas anunciadas por Washington para entrar en vigor desde septiembre.
“La dinámica del sector de la construcción, el turismo y la evolución de los vínculos con Venezuela van a ser claves para el resultado del año”, indicó Vidal. El anunciado aumento de las restricciones a viajeros estadounidenses amenazan la aspiración de superar con creces los cuatro millones de visitantes en 2017.
Expertos descartan equiparar la situación actual con la recesión de los años 90, tras la extinción de la Unión Soviética, que suministraba a esta isla caribeña la totalidad del combustible que consumía. De hecho, hasta ahora no se han registrado dificultades con el suministro doméstico de electricidad, una de las expresiones más temidas de aquella época.
Actualmente, “tanto por el proceso inversionista nacional como extranjero, Cuba produce el 50 por ciento del combustible que necesita, ya ese es un rasgo distintivo”, señaló a IPS el economista Omar Everleny Pérez Villanueva, quien recordó además que el país realiza “un fuerte proceso de inversiones” para desarrollar las energías renovables.
“Evidentemente la situación que atraviesa Venezuela ha afectado en alguna magnitud, pero Cuba tiene otros proveedores a los cuales acudir en caso de disminución de volúmenes provenientes de ese país, estamos hablando de Rusia, precisamente, Angola, Argelia, y otros proveedores de la región caribeña”, agregó.
Fuentes internacionales aseguran que La Habana debió comprar en Argelia una partida de 515.000 barriles (159 litros) de petróleo equivalente para compensar parcialmente el déficit de suministro venezolano. En marzo, se informó de una adquisición de 250. 000 toneladas métricas de derivados a Rusia.
A su vez, medios oficiales cubanos confirmaron que el incumplimiento del suministro de petróleo desde Caracas supuso para Cuba el gasto adicional de casi 100 millones de dólares en combustibles durante 2016, lo que agravó el déficit de ingresos externos del país en 417 millones de dólares.
En materia comercial, China desplazó del primer lugar a Venezuela en el intercambio de bienes con Cuba. En 2016, la balanza comercial con la potencia asiática totalizó 2.585 millones de dólares, casi 361 millones de dólares más de la suma de las transacciones con la nación sudamericana.
Pese a sus tensiones financieras, La Habana ha desembolsado en el primer semestre de este año 2.306 millones de dólares como parte del reordenamiento de la deuda externa con sus principales acreedores, aunque aún debe ponerse al día en los pagos corrientes a los proveedores.
El gobierno ha ratificado “su voluntad de honrar todas y cada una de las cuentas vencidas”.
En opinión de Pérez Villanueva, “los acuerdos de renegociación de la deuda cubana no solo con el Club de Paris (de acreedores y deudores oficiales), sino con otros acreedores también, fueron una buena señal de que el país estaba interesado en recomponer sus relaciones
externas, es decir honrar lo que se debía”, lo cual propició la reapertura de garantías a los exportadores de Cuba.
“A la vez han mejorado los indicadores de confianza a Cuba para los inversionistas. Pero esto es un enorme reto, ya que ha tenido que erogar muchos miles de millones de dólares, para cumplir sus compromisos, en medio de una aguda escasez de liquidez financiera”, agregó.
Entre las causas de esta iliquidez figura la caída de la producción de níquel, el principal rubro de exportación actualmente en Cuba, a lo que se une la baja de su precio en el mercado internacional.
La última zafra azucarera también resultó inferior en 300.000 toneladas, lo que se traduce en 98 millones de dólares menos a lo planificado por sus ventas externas.
Las inversiones extranjeras, un factor clave para impulsar el crecimiento, siguen esquivas.
Desde la aprobación en 2014 de la nueva legislación que ofrece mayores garantías y considera este sector parte del desarrollo se han aprobado reinversiones en dos negocios en ejecución y 11 nuevos, de ellos cinco en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y seis fuera de ella.
Estos nuevos proyectos totalizan montos superiores a los 1. 346 millones de dólares, de acuerdo a informes oficiales.
Pero funcionarios gubernamentales han reiterado que el país necesita un flujo anual de capital foráneo de unos 2.500 millones de dólares para aspirar a un crecimiento de seis por ciento del PIB, meta fijada para lograr el ansiado desarrollo.
Vidal y Pérez Villanueva no niegan el impacto extraterritorial del nuevo endurecimiento del embargo estadounidense en los negocios con este país, pero también resaltan que hay trabas burocráticas internas que representan un desestimulo a la inversión.
“Conozco inversionistas que quieren hacer negocios con Cuba y se quejan de lo dilatado del proceso interno”, comentó Pérez Villanueva.
Estos expertos también coinciden en que Cuba tiene aún muchas reservas de eficiencia a explotar. “El modelo económico debe poder combinar eficientemente capital humano con capital físico y tecnologías, algo que no ha logrado por décadas. Para ello deben aplicarse la reforma estructural que se prometió”, consideró Vidal.
Entre las transformaciones pendientes figura el reconocimiento de pequeñas y medianas empresas privadas, que según algunos especialistas podría ser una opción favorable para integrar al sector profesional en el trabajo no estatal.
Tal perspectiva no parece cercana en medio del reordenamiento del trabajo por cuenta propia (privado) iniciado a principios de agosto.
Ese reordenamiento aún en marcha, incluye “paralización provisional” en la entrega de nuevas licencias para 27 de las 201 actividades que en 2010 el gobierno abrió al ejercicio laboral autónomo, así como la suspensión definitiva de autorizaciones para otras cinco.
El sector cuentapropista involucra hasta el momento a más de medio millón de personas, en un país con una población de 11,2 millones.

Patricia Grogg
IPS

lunes, 21 de agosto de 2017

Dos periodistas ejemplares


¿Donde está y quien es nuestro enemigo principal?

“No me importa si los contrarevolucionarios tienen o no libertad,
lo que me importa es si la tienen los revolucionarios“

J.P. Sartre, Huracán sobre el azúcar.

“Si se cierran puertas y ventanas a todos los errores, la verdad
también se queda afuera”

M. Gandhi

Diferentes modelos capitalistas y socialistas

He seguido el debate desatado en las redes sociales por dos artículos publicados en Granma por los compañeros Enrique Ubieta primero (¿Es posible unir lo mejor del capitalismo y el socialismo? y después Elier Ramirez (Ideas en el centro del debate). Coincido con la mayoría de sus puntos de vista. Solo me referiré a un par de aspectos de sus trabajos para hacer algunos comentarios, pues el objetivo de estas notas no es polemizar con ambos, sino proponer un cambio del enfoque del problema.
De la lectura de sus trabajos se desprende la idea de que los riesgos principales para el proyecto socialista cubano se encuentran en las corrientes de pensamiento de algunos ciudadanos que encubren una especie de nacionalismo de derecha, o aún también aquellos que cultivan una suerte de anexionismo solapado. Todo eso es verdad, pero no es toda la verdad.
La opinion de Ubieta por ejemplo de “que el capitalismo siempre es salvaje“ necesita ser matizada. No existe un solo modelo de sociedad capitalista, de la misma manera que los pocos países que en el mundo tienen orientación socialista difieren mucho entre sí, dígase China Vietnam, Corea del norte, Venezuela y Cuba.
Es un criterio un tanto reduccionista, que simplifica demasiado un análisis sociopolítico global,dicho sea con el respeto que merecen las ideas de ambos compañeros, a los que nadie –en su sano juicio- puede calificar de oportunistas. Lo mismo sucede con los modelos capitalistas; una cosa es la brutalidad-asesinatos ablibitum e impunes de afronorteamericanos- y deshumanización del modelo norteamericano y sus mediocres remedos en algunos países latinoamericanos y otra las experiencias del capitalismo en ciertos países europeos.
Existe un capitalismo cruel y estúpido y otro más inteligente; no sería sensato negarlo. Y si de estadísticas se trata podríamos encontrar que este capitalismo inteligente -Suiza, Holanda, Noruega y otros pocos- podría estar más cerca de la justicia social plena que el primitivo socialismo de europa del este. Claro que la cuestión se explica porque en esta zona geográfica existe una poderosa tradición de industria y comercio superior a la que hubo en el espacio de europa oriental ocupados por el antiguo campo socialista.
No es pertinente pretender liquidar la experiencia del llamado “modelo nórdico” mediante una media verónica expresada en la frase “Cuba no sería otra Suecia ni Dinamarca –como de forma idílica expresan algunos autores desconociendo incluso los males que hoy aquejan esos países”.
Lo cierto es que no es un capitalismo salvaje y es diferente; han alcanzado logros sociales en materia de salud, educación y estabilidad social por encima de la mayoría de los países.
“Una nación puede y debe aprender de las otras“ dijo Marx en El Capital y hay que estudiar esa experiencia, no para copiarla sino para aplicar el principio martiano de que debemos “injertar el mundo en nuestra república pero el tronco que sea de nuestra república”. Eso no quita el carácter ingenuo de los que piensan que aquí puede existir una variante “nórdica” pero es por razones de idiosincrasia y geopolítica aspecto en que tiene razón Elier pero eso no puede conducir a desconocer el hecho de que hay variantes en el capitalismo.
Lo mismo sucede con el socialismo. Cuando se examinan las experiencias del socialismo soviético y de Europa del este, podemos encontrar entre algunos aciertos, no pocas idioteces, producto de la incultura e incompetencia de los sectores dirigentes.
¿Quién puede asegurar, por ejemplo que en el mismo caso cubano no existen cosas absurdas, difíciles de justificar a la luz de la razón? Y que las raíces de nuestros disparates en su mayoría, están en las imperfecciones humanas. El hombre es la medida de todas las cosas, tanto de las que son, como de las que no son, como afirmó un ilustre pensador griego.
Otro aspecto que deseo comentar son las opiniones de ambos articulistas acerca de la tesis expuesta en algunos de sus párrafos que consideran que las opiniones discrepantes acerca de la manera que nuestro gobierno dirige nuestro modelo socialista representan la tendencia de, como “meter el capitalismo por la puerta de la cocina“. Al menos esa es la impresión que causan; disculpas si no es así.
No es saludable deslegitimar con epítetos al pensamiento otro, estarle buscando las cinco patas al gato y mantener siempre bajo sospecha las ideas diferentes. Y mucho más si se disfruta del privilegio de tener acceso a los medios de difusión masivos, que no tienen los que discrepan de sus ideas. Aquí hay un problema ético sobre el que Eliades y Elier deben meditar como gente honesta que son.

Gobernar hoy es muy dificil

Tal parece, como muestra la historia, que los gobiernos están diseñados para equivocarse. Gobernar en el mundo de hoy se ha hecho cada día más complejo, lo mismo para la derecha que para la izquierda. Pero una cosa es el gobierno-sujeto al actuar de seres humanos casi siempre defectuosos -y otra el sistema político. En el caso de Cuba ha sido extraordinariamente dura la tarea de la dirección cubana, que viene gestionando una crisis hace casi 30 años.
Como estudiosos del marxismo –es evidente la preparación filosofica de ambos- deben recordar que la historia y desarrollo del pensamiento marxista es de polémica y combate.
La ideología alemana, el Antiduhring y el mismo texto de El Capital-cuyo estudio relativamente disminuido en el país considero alarmante- son muestras de que se desarrolla mediante la confrontación continua con la ideología adversaria. Allí Marx discrepa y asimila al mismo tiempo las ideas de Smith y David Ricardo siempre con respeto. En los asuntos humanos la verdad y lo que no lo es siempre están mezcladas.
El marxismo soviético se murió de inanición, por eliminar la contrapartida y el enfrentamiento abierto, y dejarse de alimentar de la polémica frontal. No nos vaya a nosotros a pasar lo mismo. Cuando lo vinieron a hacer, con la Glasnot, ya era demasiado tarde; no había una cultura del debate.
Cuba ha tenido desde José Martí hasta acá el pensamiento de izquierda más avanzado del continente. Brilló muy alto en la segunda y tercera década del siglo pasado representado por Martínez Villena, Pablo de la Torriente, Marinello y Raúl Roa. Pero lo fue porque tuvo que enfrentarse a un pensamiento de derecha también brillante-Mañach, Lamar Schweyer entre otros. La agudeza de pensamiento de estos pensadores burgueses desafió a los intelectuales de izquierda que debieron estar a su altura. No solo la bobería se pega, la inteligencia también.
Ojalá tengamos aquí una derecha inteligente, que lamentablemente no aparece por ninguna parte –para que nos obligue a pensar, y nos saque de la modorra que a veces padecemos los viejos militantes por el socialismo. Aunque esta empresa implica riesgos –en el mundo de hoy todo lo tiene- no considero que ese seria el mayor peligro para la viabilidad del modelo cubano. El peligro principal está en otra parte, como veremos más adelante.

Abrir nuevos espacios al pensamiento

Creo que el compañero Ubieta hizo un excelente trabajo en la dirección del ¿mensuario?
La Calle del Medio. Se abrió un espacio público al debate sobre música y otros aspectos de la cultura muy beneficioso, fuera de los medios oficiales. Hace falta una publicación semejante –pública y fuera de las redes sociales-para el debate sobre temas económicos, sociales y políticos.
Si por mí fuera dejaba espacio también a ese nacionalismo de derecha, aunque no sea más que para verle bien la cara. ¿O hay que tenerle miedo? Un defecto histórico del socialismo es su incapacidad para gestionar la diversidad, en lo que la derecha inteligente es experta. Es un reto inevitable en el mundo de hoy, donde se abren amplios espacios a el caos, la incertidumbre y la complejidad.
El Che comprendió esta necesidad muy temprano cuando creó la revista Nuestra Industria abierta al debate –a veces descarnado- entre los revolucionarios sobre cómo construir una nueva sociedad. Creo que existe un grupo importante en el país de investigadores y analistas comprometidos con el proyecto cubano lo suficientemente maduro intelectualmente como para soltarle un poco las riendas y promover debates responsables y constructivos, donde predominen los argumentos, los resultados de investigaciones y no los adjetivos.
Debemos confiar en la estatura ideológica e intelectual de la mayoría de nuestro pueblo. La construcción del socialismo es demasiado compleja, con duros desafíos al trabajo mental, como para que sus problemas puedan ser resueltos por un pequeño grupo de directivos e intelectuales –por muy instruídos y honestos que sean- y que corran el peligro de cocinarse en su propia salsa. Hay que socializar las ideas de los revolucionarios preparados para garantizar un debate sobre bases científicas, que es otra cosa distinta de las consultas masivas sin desconocer que también cumplen una importante función.

El peligro principal

Ya a apunté antes que mi objetivo central no era debatir las ideas de Ubieta y Elier, que como ya dije expresan verdades, pero no todas las verdades. Falta algo. Las pistas para exponer mis criterios se encuentran en dos fuentes; primera en las ideas expresadas por Fidel en su histórico discurso en la universidad de La Habana donde expuso su tesis de que la revolución no puede ser destruída desde afuera, sino que éramos nosotros los que podríamos hacerlo. La segunda es una frase en su definición de Revolución donde menciona lo inevitable del enfrentamiento a “poderosas fuerzas externas e internas”.
Eusebio Leal observó el carácter enigmático de la referencia a las “fuerzas internas”, porque las externas todos sabemos cuales son. Hay profundizar en este aspecto. Propongo que aquí hay que distinguir dos niveles; uno las fuerzas internas dentro de los sectores sociales del país, a las que se refieren principalmente Ubieta y Elier, pero que están fuera de los límites de las organizaciones estatales y gubernamentales y otras que en mi opinión están dentro del estado y el sistema de organizaciones que lo componen. Considero que estas son las más peligrosas.
Por supuesto dentro de ellas está la corrupción de los funcionarios estatales y gubernamentales dedicados a su bienestar material a costa de los bienes del Estado.
Pero las muestras de corrupción en la sociedad cubana son de una naturaleza en mi opinión secundaria y bastante limitada si la comparamos con lo que sucede en la mayoría de los países latinoamericanos y algunos europeos, España por ejemplo.
Allá se trata de una corrupción estructurada, en cadena, empresarios, auditores, policía, tribunales y parlamento, todos incluídos. Aquí esto no existe, sino que lo que hay son “luchadores” que tratan de sobrevivir y disfrutar de una Dolce Vita, hasta ahora la Contraloría General de la República los ha mantenido a raya. Los que se han excedido, Cubana de aviación, Tropical Island, por ejemplo, han recibido su merecido. Nuestra policía económica ya tiene suficiente experiencia como para no dejarse engañar por los pícaros.
Lamento tener que referirme a mis experiencias personales en los comentarios que siguen.Viví casi cuatro años en un país socialista, la antigua República Democrática Alemana.Compartí con mis condiscípulos alemanes y también con checos, polacos y soviéticos que hacían su doctorado en la facultad de economía de la universidad de Humboldt.
Terminé a mediados de la década del 70 y en los 20 años posteriores supe de ellos con frecuencia, tanto por la vía epistolar como personal, a causa de mis varias visitas a sus respectivos países. Acumulé muchas vivencias y recogí anécdotas sobre lo allí sucedía; eran hechos que entonces no sucedían en Cuba, pero que ahora si aparecen aquí en cierta medida preocupante.
Si identifico el factor común a todas ellas la conclusión sería esta: la insensibilidad, indolencia y la incapacidad de los miembros del sector dirigente de la sociedad para garantizar la sostenibilidad y desarrollo del sistema socialista. Estas limitaciones permitieron que surgieran extensas capas burocráticas que ninguneaban a los ciudadanos, los agredían con impunidad haciendo surgir en gran escala una ola de excepticismo, falta de confianza y credibilidad en la viabilidad del sistema, que fueron las bases para el trabajo de zapa de sus enemigos
El sector dirigente, que no eran en su mayoría corruptos ni deshonestos no se percató de la amenaza y los dejó actuar a su arbitrio. Este asunto no ha escapado a la mirada sagaz de la ensayista Graciela Pogolotti. En julio 21 de 2011 Granma publicó su ensayo Otra vuelta al pensamiento burocrático. Selecciono dos párrafos esenciales:
“La conducta del pequeño burócrata entorpece el adecuado funcionamiento de la economía, la aplicación de los lineamientos aprobados por el Congreso del Partido y constituyen una fuente de malestar político en el pueblo, sometido muchas veces a gestiones aberrantes, además de provocar una pérdida de credibilidad en las instituciones”.
“A otra escala, los daños son aún mas irreparables y pueden lacerar la continuidad del proyecto socialista, la pérdida de la soberanía y la caída vertical del nivel de vida de las grandes mayorías, así como la entronización de la violencia por la intromisión de las mafias de toda índole“
El asunto le ha seguido preocupando a la autora, pues recién el 19 de junio de 2017 vuelve sobre una temática afin en su artículo Los lectores escriben. En él se refiere a las cartas de quejas de los ciudadanos a la sección Cartas a la direccion. Después de realizar un resumen de los contenidos mas comunes de estas misivas la Pogolotti señala;
“Padecimientos de larga data, con el que casi todos hemos tropezado alguna vez, la pesadilla de las tramitaciones burocráticas parece no tener coto. En este caso no nos encontramos ante limitaciones de recursos materiales, sino con un ámbito en que la subjetividad desempeña un papel decisivo, puede rozar con la tentación del soborno e implica con frecuencia falta de compromiso con la responsabilidad que corresponde al funcionario“
Voy a completar los razonamientos de la autora con otros datos. El 29 de enero de 2016 Granma publicó una tabla donde aparecieron los catorce organismos que no se dignaron siquiera contestar las cartas: ocho de ellos son gobiernos territoriales tanto municipales como provinciales.
En julio 14 de este 2017 el periódico vuelve a publicar la tabla correspondiente al primer semestre. Ahora son treintaidos los que no responden –aumenta mas del doble la cantidad de remolones- de ellos quince son gobiernos territoriales.
Muchas de estas oficinas gubernamentales-encontrándose entre el grupo de vanguardia Planificación Física y Viviendas- funcionan como macabros laboratorios que operan como potentes aspersores de angustia y ansiedad a miles de ciudadanos cada día. Ubieta y Elier esto si tumba el socialismo –como me consta que lo hizo en europa del este- y provee de materia prima ideológica a ese grupo de trasnochados de mentalidad anexionista para envenenar el clima sociopolítico del país. Es una modalidad de contrarevolución invisible; un golpe de estado lento, gradual y silencioso, que opera a largo plazo, como el cáncer.
Y esto no lo discute la Asamblea ni el gobierno central se siente aludido, permitiendo la impunidad a esta laya de activistas antisocialistas que se burlan abiertamente del periódico del Partido y que incluso pueden tener un carnet en el bolsillo. Estamos durmiendo con el enemigo, en la misma habitación, lo tenemos dentro del cuerpo social del sistema, como una célula maligna para la cual todavía no hemos encontrado un medicamento antitumoral.
Ahí está nuestro adversario principal Ubieta y Elier más que en esos seguidores clandestinos de mentalidad ridículamente plattista. ¿Por qué ambos no abogan por la idea de la creación de tribunales especiales donde podamos acusarlos, como han hecho otros países, incluso de orientación socialista como China?
¿O es que tampoco ustedes se dan cuenta de la gravedad de la situación?
Hace rato que he llegado a la conclusión de que si el presidente –antes de su anunciado retiro-no los pone en su lugar y estirpa de manera radical -con la autoridad que le concede la historia- estos males, estas capas podridas de burócratas harán estallar los sueños de cambio y las esperanzas del pueblo cubano poniendo en peligro el futuro de la patria, como hicieron sus similares en los países del antiguo campo socialista. “TEMPUS FUGIT” (el tiempo huye) según la vigente expresión latina. Ubieta y Elier estamos contra reloj, hagan lo suyo.

Ricardo J. Machado. Sociólogo. Profesor investigador.

La traición de los leales

Cuando Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos muchos amigos nos escribieron lamentándolo. Casi siempre respondí que cosas peores habíamos enfrentado (y resistido) y que ahora no sería diferente. Pero perdí de vista algo: la división entre los revolucionarios, provocada desde dentro por la incertidumbre y el desconcierto, y promovida lo mismo por la asunción de medidas sin discusión pública que por la creciente presencia de preocupantes procesos de acumulación originaria.
Todo eso, unido a la insistente campaña de un grupo autoproclamado como los leales a la revolución, contribuye a la pérdida de capacidad de resistencia de la gente. La cerrazón de nuestros medios, el autoritarismo de muchos dirigentes, la derivación de cargos políticos a ejecutivos, el acomodamiento paulatino propiciado por políticas que privilegian medios privados antes que colectivos, la concentración de poder en instituciones y personas antes que en el pueblo, son algunas manifestaciones de esa pérdida de legitimidad autoimpuesta por políticas que reniegan de la acción colectiva y diversa para privilegiar a un núcleo duro cuya combatividad y lealtad se suponen incuestionables.
En estos días he recordado aquel título de una película soviética que siempre me impresionó: Fue leal para enemigos y para amigos traidor. Hay que ver quién traiciona más a la revolución, si quien convoca a la discusión pública y abierta de nuestros problemas o quien pretende erigirse en vocero de la propia revolución, mientras invita a los demás a permanecer callados.
Quizás pueda servir de algo recordar la aguda crítica de C.L.R. James a un revolucionario de la envergadura de Toussaint L’Ouverture: “No hizo caso de los trabajadores negros, los desconcertaba en el preciso momento en que más los necesitaba y desconcertar a las masas es dar el golpe más letal a la Revolución”.

Zaida Capote Cruz

Desinflando un globo del Observatorio Cubano de los Derechos Humanos (OCDH)

Falsear la realidad, lanzar mentiras a diestra y siniestra ha sido oficio permanente del llamado Observatorio Cubano de los Derechos Humanos (OCDH), tipo de organización contrarrevolucionaria radicada en Madrid, España, y parte del entramado subversivo anticubano desde el año 2009. Si una vez el Camaján Elizardo Sánchez Santa Cruz metió la pata en eso de inflar cifras en eso de detenciones de personas por parte de las autoridades cubanas –incluyendo en aquella ocasión a pintores famosos de otras épocas y naciones, deportistas foráneos y otras personalidades en supuestas listas de detenidos por la “represión” en Cuba–, esta vez tal papelón le ha tocado al OCDH cuando en su sitio web publicó un informe sobre detenciones en el pasado mes de junio, elevando artificialmente la cifra a la improbable cifra de 410 capturados en forma de “detenciones arbitrarias”. Todo ello, sin lugar a dudas, para justificar el generoso financiamiento que recibe de la National Endowment For Democracy (NED) –tapadera de la CIA–, quien la usa descaradamente para alimentar la permanente campaña mediática anticubana.
Hay abundantes pruebas que sustentan esta falacia fabricada de la OCDH y pondremos al desnudo cómo la misma incluyó en esta lista de detenidos a personas inexistentes, otras ya fallecidas y algunas de ellas que ni radican en la Isla. Siguiendo esta tónica, la OCDH declaró el 3 de julio que, solo en el mes de junio, se habían producido 410 detenciones, de ellas 273 en el caso de féminas y173 en el caso de hombres.
Las listas ofrecidas –hechas llegar a ellos por correo electrónico por sus empleados en Cuba y que manos amigas me han hecho llegar– están llenas de nombres supuestos que no aparecen en los registros de identificación del DNI cubano, según hemos comprobado, así como con carencia de documentos identificativos o especificación de residencia, lo que hace levantar la suspicacia sobre la seriedad de este informe.
Entre los citados detenidos la OCDH colocó al contrarrevolucionario Yriades Hernández Aguilera quien no pudo ser detenido en junio cuando se encuentra en EEUU desde el 31 de mayo y apareció entre los invitados al discurso pronunciado por el presidente Donald Trump. Lo mismo ocurre con las ex Damas de Blanco Damaris Agueda Zaldívar, Maylin Isaac Sánchez y Rebeca Céspedes Hernández, quienes radican también en EEUU desde hace algún tiempo. Asimismo incluye en los detenidos a los santiagueros Andris Verdecia Osorio, Daniel Barriel Sanjurjo y Lorenzo Malesu Isaac, quienes marcharon a Estados Unidos en enero del 2015, mayo del 2016 y octubre de 2016, respectivamente.
Tampoco tuvieron el recato y el pudor de respetar a los muertos, a quienes incluyeron en esa lista aparentando desconocer casos como el de Javier Arano Pérez, fallecido en noviembre del 2008. Absurdo también es incluir nombres de personas detenidas en el mes de junio, cuando las mismas purgan prisión antes de esa fecha como reclusos por delitos comunes, como son los casos de Enmanuel Robert Claramut, Gilberto Hernández La O y Geordanis Muñoz, quienes purgan condenas de octubre del 2015, julio de 2016 y agosto de ese mismo año, respectivamente.
De esta forma, he podido comprobar mediante fuentes autorizadas de que de las supuestas 237 detenidas en junio solo 15 casos son ciertos y confirmados. El resto involucra a 3 que viven fuera del país, 16 son nombres falsos, 105 son identificaciones con errores lo que conduce a repeticiones de identidades y contabilizaciones inadecuadas, así como el caso de 98 mujeres que nunca han sido detenidas –incluyendo a 30 ex Damas de Blanco ya desvinculadas de esta organización por contradicciones internas con la liderzuela Berta Soler–.
De los 173 hombres supuestamente detenidos en junio según la OCDH, han sido confirmados solo 25 casos. Se comprobó que 40 no existen registrados en el DNI y 108 que nunca fueron detenidos. Entre los detenidos como supuestos presos de conciencia se encuentra el delincuente Carlos Esteban Chirino Díaz, vinculado al robo de varios aires acondicionados de un almacén para ser vendidos ilícitamente.
La OCDH fabricó descaradamente 370 “detenciones arbitrarias”, 222 en el caso de mujeres y 148 en el caso de hombres, con lo que acaba de cometer una burda barrabasada pues, como reza un viejo refrán: “Las mentiras tienen patas cortas”. Saque el lector sus propias conclusiones.

Percy Francisco Alvarado Godoy

domingo, 20 de agosto de 2017

Historia del Museo del Ministerio del Interior, hoy convertido en Memorial de la Denuncia




Acá podrá acercarse a la historia de un recinto que, a partir de hoy, será el Memorial de la Denuncia, un espacio donde el público puede interactuar, mediante la tecnología y otros recursos, con gran parte de la historia nacional posterior a 1959.